miércoles, 10 de octubre de 2007

Sigo enferma

La tele me tiene con fiebre

8 comentarios:

Djini Domina Venti dijo...

A mí, la tele el periódico, la gran cantidad de trabajo que tengo que terminar antes de volar a un seminario a Monterrey y una semana después a la Caverna del Conejo Blanco... la actitud de algunas persona, en fin... se e hace que de todo, la tele es lo de menos, para mí.

Sr. Durán dijo...

¿Fiebre de la buena o de la mala? Porque de repente ve uno cada cosa...

HOMO BLOGGUS dijo...

fiebre... ese es el problema.
Vaya, a mi me dijeron el otro dia, es mas me lo incitaron a hacer descaradamente, esto que te voy a contar, me dijeron asi como quien no quiere la cosa, escribeme mucho, mucho de a de veras y yo...

Yo preocupada, muy preocupada por tan febril alucinacion, porque ahora te lo digo ya en serio y sin remilgos, tu acento me retiembla en el martillo, me rompe el yunque y se cae del estribo.

Es por eso que ta preocupada ahora lo sé, que en teniendo en cuenta tales eliixires de tus aromas, los que me incitan a escribir, firmo de conformidad como debe de ser en eventos tan cercanos como los que ahora recuerdo.

No es que envilezca lo que ahora lees, no es que se envilece cada cuerpo que toca, cada cuerpo que atraca y los marineros de profesion, asi son, las marineras quien sabe:

Y dice:

La fiebre y las alucinaciones van de la mano. A veces sin escalofríos se la dejan ir a uno sin avisar. Y así es tu piel, ahora lo recuerdo.

Recuerdo el dia exacto en que te conocí, ibas toda de blanco y apenas te sentí y entonces fue cuando te recorde más nitidamente.
Eras parte de mi ser, eras obnubiladamente bella y tu cadera rendía pleitesía a mis movimientos como lo hacen los verdaderos minotauros omnipotentes... neuronal network en posicion y lista para escribir... y aqui va vomita y va sin frenos.

y te dice mientras restosd e apendices de piel mitad dragon mitad angel acarician tus labios, ambos dos. No me incites al desman de las letras que sufro de acoso gramatical...

asi que prorrumpo en llanto y te mando un sablazo que degollaría al mismo SENSEI MUSASHI.

Afortunadamente ya lo sé, tu eres la unica que leerias esto de mi.

Y ya no me interesa porque perdi la cabeza, la deje en un chip encriptado y solo tu tienes la clave...

asi que el golpe dice:



La primera vez ocurrió esa madrugada.
De la pantalla de su computador emergió una libélula encueratriz y se lo mamó hasta el cansancio, lo domó, se encaramó derribándolo de su silla ergonómica y se la cogió como los canones de los maestros del erotismo sueñan.
Esa fue su primera vez.

Desde esa ocasión se convirtió en un filibustero de la pantalla cibernetica y de los monitores. En la red, se mojaba desde antes de tocar la primera tecla, lo que simplemente le asemejaba a cualquier piel de las miles de tetas que quería acariciar, mejor dicho, cada tecla era un lamido vulvar que con esa hambre se le antojaba.

Y para colmo de males prefería las paginas de zoofilia porque entendía al sexo como esa bestia indomable que todos llevamos dentro.
El problema al que se enfrentaba no era el dejarse guiar por los buscadores de la red, sino mas bien el miendo a que le salieran putas suecas, cortesanas árabes, pussys sajonas, geishas con sol naciente, gitanas lusitanas, vulvas argentinas o damas chinas, para jugar o para acariciárselas, ese era su pánico.

- que tal, que me salga una latina y yo como putas le digo que se lo quiero meter- alcanzaba a pensar mientras se iba sumergiendo cada vez en el oculto caldo de su propia cibermasturbación.

Despues de mucho jalarle el pescuezo al ganso, se venia sin condicionamientos manchando el teclado lo que simplemente le despertaba una sensación de vacío por el que terminaba invocando a las deidades que se escondían de detrás de los chips.

Y fue nuevamente cuando la libelula encueratriz vino a saludarlo por segunda vez.

De la pantalla de su computador emergió esta vez, una libélula encueratriz con clitoris externo, -grueso y enhiesto hasta confundirse con una inmensa torre medieval- le agarró cada uno de sus jugosísimos pezones se los mordió hasta opacarle y confundirle el dolor con el placer, le beso sus labios vaginales humedos y frescos, se los mamó hasta el cansancio, prácticamente la domó, se encaramó para penetrarla triunfalmente, derribándola de su silla-sofa-cama-vivienda y comedor, se lo cogió tantas veces y sin repetir ningun movimiento como los canones de los maestros del erotismo sueñan.

Lo convido a un viaje obsceno e hipercachondo, le dio tres vueltas lo hizo gritar de emocion, reventarse contra el mueble que se sostenía, ponerse en cuatro patas y masturbarse con el grueso teclado, paserse por medio de la pantalla y en un orgasmo extraño fue a parar increiblemente al puerto paralelo de la computadora.

Sí. Al puerto paralelo.
Y definitivamente esto tenía todo de puerto... hasta putas encontró y marineros que viajaban en góndolas de megabytes, haciendo el amor a toda velocidad con cuanta caliente se dejara, untando su mengambrea en cara, mejillas y vellos, navegando a calzon ardiente demostrando que en cuestion de vibradores, no había mas que sus procesadores.
- Si quieres me la metes hasta donde ni conoces y te hago vibrar en megahertz - les susurraba al oído en medio de un viaje cuántico.
Y así era. Los orgasmos de vibración de tales falos heréticos para cada una de esas exigentes libélulas ardientes y volatiles las hacían mover en sus dulces y sabrosos tejiditos vaginales a mas de 200 mil por segundo...
- Poooobres machos - les gritaban como la mewjor venta y al mejor postor.
Las calles pletóricas de chips, como vergas pletoricas de sangre caliente, semejaban camas por doquier y llovía semen entre los slots, tarjetas de video erótico que no servían ni siquiera para la mas baja reminiscencia porque ellas lo que querían era que lloviera semén, que cayera como maná, como lluvia acida para que borrara todo lo que significara cuerpo y dejara un torrente de mastiles para poderse masturbarse a diestra y siniestra, sin control de tiempo y solo archivando en su memoria en RAM, cuanto placer podrían al-vergar, y no albergar, sino al-vergar, porque ellas deseaban con suma lujuria ese latente pene que se les resbala en medio de sus piernas, como si quisieran convertir cada chip en mastil humeante eyaculador profundo, tenso y dulce al paladar
- Si lo sacas te lo mamo
y él
- ...’Pérate mujer deja la calentura!!!-
En efecto, de tanto frotar y frotar, lo unico que queda es algo de memoria, mil gigabytes que horrror!!! que Santo horror y ella, siempre tan diligente en las misiones cibernéticas, con cierto dolor que le recuerda que debe parar, pero cómo; si al deseo los frenos le sientan fatal.
- No pares, quiero mas -
Y los chips a gran velocidad, evocando un colapso del disco duro, como si la memoria caché no existiese.
- Cáchame, coggggeme por lo que mas quieras, pero coggeme como te lo hice el otro día- Exigía la libélula con dotes de fascismo que rayaban lo ultrajante y lo apremiante.
y el añorando que el disco duro no se extinguiese.
- Cual es tu disco preferido? -
- El disco duro de mi computadora, contestaba en medio de jadeos mientras le refrendaba los mil y unos labios que podían acariciarle su clítoris externo en medio de tanta calle de microprocesadores.
- Máas, más hasta el fondo hasta que me pierda en el conocimiento- le gritaba.
Pero era tarde porque la orgásmica libelula había entronizado en una fase tan carnal y tan poco cibernética que prefirió intercambiar su vida paulatina y de C.P.U por la de la caja de sorpresas que deparaban los penes ingurgitados de sustancias calientes, cambiar su vida llena de energía ciberelectrónica por la de la simple y freudianamente descabellada energía libidinal y fue como posó sus alas en medio del pene enhiesto aun en tan poco tiempo para retozar, que lo abrazó con sus alitas transparentes, lo acaricio hasta desvanecerlo, hasta convertirlo en un auntentico microchip.
- Que chiquito te quedó - le secreteó entre el cinismo y la ternura propia de los insectos en metamorfosis, recordandole que cada mariposa tambien tiene su pared, pero que yo soy tu libelula preferida.
Y fue lo ultimo que el pudo escuchar, porque de ese picosegundo en adelante, no volvería a oir nada, ni a sentir mas que efluvios lejanos de sudor de ingle y hedor de clitoris mordi-chupado y lo procesaría a 500 megahertz, se masturbaría en sus recuerdos y eyacularía nuevos procesos de micorcomputacion que le harían pensar que la memoria de la libido es la unica que sobrevive incluso al reto de la hipertecnología.

Y ella buscándolo eternamente, porque cómo era posible, su pareja de contacto en la tierra y el la había abandonado y ahora como iba a hacerle para sufragar los gastos demandantes de su calentura.
- Que bochorno y yo sin quien me la meta -
Y oh sorpresa! que el azar de las computadoras no solo de unidades random se alimenta, sino que tambien por santa coincidencia seguía abierta la pagina de zoofilia.
Empezo a buscar por orden alfabetico.
Imagino hacerlo con las águilas, meterse los cuernos de alce pero le parecieron muy duros y llego al ansiado burro.
- Ni crean que me voy a dejar, soy caliente pero honesta.-
Y sí. Su honestidad era como un homenaje extraño a la fidelidad que ella comprendia como cierta gratitud al ser humano o pene, que para el caso significaba lo mismo, que le había dado la oportunidad de gozar la vida terrena, y por un poco mas de placer, por dejarsela meter de un burro, ella no se iba a sentir bien, es como vivir engañada, pensaba.
Y es que ella, era de las que prefería que se lo metieran despacito y en abrazos y de solo imaginarse las patas del burro encima de sus hombros -Sus santos hombros que tanto inspirarían a los poetas a aferrarse como si fuera el único respiro- simplemente la colocaba en un papel muy humilllante, eso pensaba.
- Qué tal, las marcas de sus cascos en mi cuello. No! no me la acabo... Que poca!- pensaba en voz alta.
Y siguió bajando animalitos de la red. Que el caballito, que los caninos (perros esos), que el cerdito,
- No, muy cochino, yo sere cachonda y me calentaré con cualquier palo de escoba, pero eso sí, liiimpiecita-
Y es que de imaginarse una mamada y con ese hocico a caulquiera se le bajan las ganas. Y afortunadamente el alfabeto seguía, hasta enumeró fantasear con Dragones donde el fuego la ponía mas cachonda que de costumbre y sintio que se le podían quemar sus alitas, y llegó a los Dinosaurios pero penso que si la tenían muy grande, de pronto no le cabía!
- Por mas de que me sienta muy elástica, no me va a caber la verga de un diplodocus... oh si? - se cuestionaba.
Lo mas probable es que se imaginara una relación masturbatoria al menos con uno de los cuernos de un triceratops, al llegar a la E, se saltó la pagina pero se alcanzó a imaginar a un enano, argumentándose a si misma que de mínimo si no la tenía larga, por lo menos se la mamaría. El miedo a los escorpiones, como insecto que había sido en su anterior vida la coloco de inmediato en las F, de focas.
- Uyy que frio pensó y yo con esta hendidura tan caliente.-
Y por fin, pudo escoger...
- Felinos! - grito de emoción.
Y se metió a la galería de leones, guepardos, panteras, leopardos, tigres, linces, jaguarondis, gatitos todos mininos, mal que bien de lengua si saben y se fgrotaba su campanita clitoridiana mientras se calentaba mas y mas esperando que alguien bajara de las paginas web.
De un zarppazo salio él.
imponente, voraz, calido e irrespetuoso, decidido a todo, mostrando sus hermosos colmillos y una lengua que ella fue a besar en el colmo de la dulzura y de su propia ignorancia, confiando plenamente en que sus cariños pódrían domarle su salvajsimo genético
- Tranquilo minino, traaanquilo, aqui esta tu tigresa-
Y lo acaricio, rayita por rayita, un tigre siberiano era su pelaje soñado. Caricias le faltaron, jamas había sentido una alfombra de piel tan fina en su mejilla. le besó las orejitas y jugueteo con el, hasta domarlo de la misma manera que a su primera victima otrora Cyberpunk. Imagino que le podía arañar la espalda, motivo que en un inicio le gustó tanto como la mejor lamida que su vulva podía desear, colocó al tigre entre pierna y pierna y el la degustó con tal pasión que empezó a clavarle los incisivos
- Tranquilo minino, traaaanquilo-
Mientras la lamía y ella en el colmo de sus espasmos congelados, como pudo amarró con guantes de box las garras de su tigre
- No vaya y sea y me arañe mas de la cuenta.
Un bozal, eso también se le ocurrio
Y se acomodo!
se coloco en cuatro patas, como felina enamorada...
Y caliente y mojada como andaba ... al pobre tigre, no le quedo mas remedio que arremeterla como siberiano en celibato y exiliado!!.



Atte...

Homo Bloggus, afelinadamente exiliado y sin blog, por supuesto.

Sr. Durán dijo...

Bloggero homosexual (¿u homoerótico? ¿u homogéneo? cuánta chingadera puso... leí el primer párrafo y el último y me dio mucha hueva.

borregata dijo...

Cierto Djini, gran cantidad de cosas bombardeándote al mismo tiempo, una fiebre es lo de menos. Felices karmas

Marvin del bosque, pequeño entre las hortalizas, usted a lo que se refiere es a la calentura y de eso ya estoy curada ( pregúntele al Dr. Simi)

Homo eroticus: Perro que ladra, no muerde

Vive Alternativo dijo...

Que lastima que no puedan descubrir el contexto de la tele me tiene con fiebre jejeje

www.radioplaceres.cl

antes de visitar esta pagina asegurese de no ser diestro

Del Chile y otros demonios.....

borregata dijo...

Tukururi Moai Rapanui
Me andai retando o que weon, pucha yo sé que usted es xora
NOOOOOOOOO radio Placeres aún existe, lástima weon que viviamos en el Baron, aún recuerdo cuando comprabamos pomelos, frutillas y kiwis con luca quina. Me hacís tanta falta weon, esos meses para mi son inolvidables.
Y efectivamente
La tele me tiene con fiebre
La tele me tiene con fiebre
Uyyy inolvidable también las rolitas onda "Si sumai todos tus puntos de la PSU te regalamos una Escupooooooo"
"La hora del Web"
Un super 8 para ti, que diga super 8 un 16
Weon te adorooooooo

Cuatroletras dijo...

Estoy perdida en su Blog,

¿Dónde esta la foto?

Homo Bloggus, me mareo, pero lo leì todito.

Ya no veo televisión, es un asco.

Buenas madrugadas