miércoles, 23 de enero de 2008

Trip trip trip

-Café con leche para mí
-Tú no tomas leche, te da miedo contraer brucelosis- te digo mientras Álvaro me acerca Opio en las nubes de Rafael Chaparro. Pink Tomate saltó por todo el grasiento lugar, Lerner quiere calle, piensa que es un gato vagabundo. Lo cierro entre barbitúricos y bocanadas de Delicados. No sabía que se trataba de una cosa tan seria, un libro de culto. Después de leer eso supe que la lógica de la calle es la misma mierda en todos lados. Algunas cosas al fin adquirieron nombre trip trip trip. El día apenas comienza, es muy temprano para ordenar whisky. Café sin leche por favor. “Un gato no vive su propia vida. Un gato vive la vida de la ciudad”

Aquí reproduzco un fragmento que hay por la red. Me he enterado que por ahí andan o rosaron una peli . Uno de estos verracos días compraré el libro y seré feliz.

Soy Pink Tomate, el gato de Amarilla. A veces no sé si soy tomate o gato. En todo caso a veces me parece que soy un gato que le gustan los tomates o más bien un tomate con cara de gato. O algo así. Me gusta el olor del Vodka con las flores. Me gusta ese olor en las mañanas cuando Amarilla llega de una fiesta llena de sudores y humos y me dice hola Pink y yo me digo, mierda esta Amarilla es cosa seria, nunca duerme nunca come, nunca descansa, qué vaina, qué cosa tan seria. Claro que a veces me desespera cuando llega con las noche entre sus manos, con la desesperación en su boca y entonces se sienta en el sofá me riega un poco de ceniza de cigarrillo en el pelo, qué cosa tan seria, y empieza a cantar alguna canción triste, algo así como I want a trip trip trip como para poder resistir la mañana o para terminar de joderla trip trip trip. Mierda, los días con Amarilla son algo serio. Voy a intentar hacer un horario de esos días llenos de sol, esos días un poco rotos, raros, llenos de humo, un poco llenos de café negro. Voy a hablar en presente porque para nosotros los gatos no existe el pasado. O bueno sí existe, lo que pasa es que lo ignoramos. En cuanto al futuro nos parece que es pura y física mierda. Sólo existe el presente y punto. El presente es ya, es un techo, una calle, una lata de cerveza vacía, es la lluvia que cae en la noche, es un avión que pasa y hace vibrar las flores que Amarilla ha puesto en el florero, el presente es el cielo azul, es una gata a la que le digo eres cosa seria y ella me responde sí, soy cosa seria, mierda, el presente es un poco de whisky con flores, es esa canción con café negro, es ese ritmo con olor a tomate, ocho de la mañana, techos grises, teticas con pecas, nada que hacer I want a trip trip trip mierda que cosa tan seria.

Queremos pastel


Dharta al igual que 'El Inge', cumple años el 29 de enero.

Algo se refleja y no es mi nombre

Algo debe andar mal. En Dorian’s ya es San Valentín. El mensaje dentro de la galleta china me hizo recordar a mi padre “Un talento inútil es el que no se capitaliza”. Desde la mesa del café escucho lamentos de mi editora, “era tan joven y guapo para morir de esa forma, no lo conocí pero me siento como su viuda”. Tú no eres joven ni guapo, pero lo que conozco de ti me hace sentir como tu viuda.
Salgo corriendo mi madre me detiene, dice que todo el tiempo llevo prisa pero siempre llego tarde, esta vez no es broma debo entregar el dinero o Lola se muere, creo que he visto muchas películas hoy. Mi nariz se despedaza, la brisa invernal no puede ser tan benévola conmigo, sobre todo cuando he olvidado atiborrarme de antihistamínicos. Las balaceras de hace unos días me han vuelto alérgica a la pólvora. Insisto que algo debe andar mal, después de meses de absoluta discreción, el ex candidato a munícipe sale a la luz pública -Ya lo extrañábamos Ingeniero- dicen algunos mientras se llenan la boca con pastel de cumpleaños. Si las felicitaciones hubieran sido fingidas el asco no me hubiera inundado, pero al comprobar que eran genuinas la angustia oprimió mi estómago. Intento fumar para desviar mi atención. Busco el encendedor en mi bolsillo. Ningún rastro. Debí olvidarlo al prenderle un cigarrillo a mi madre, tiene la costumbre de esconderse tras los nísperos mientras fuma, creo que no quiere que mi abuela la vea, quizá para no tener que invitarle una bocanada.
Caigo en cuenta: la incomodidad de todo la produce ese gato a rayas que me guiña desde la ventana. Mi vaho empaña el vidrio, me quito el camisón y lo limpio. Ahora veo mejor al mismo gato, cíclope e inmóvil. Debe estar muerto, pienso
-¿Te pasa algo?- preguntas al notar mi distracción- No. Nada- te tranquilizo mientras borro de sopetón las alucinaciones de hace un rato y me acuesto junto a tu ataúd

lunes, 21 de enero de 2008

sábado, 5 de enero de 2008

La peor tormenta en años

Llueve bajo mi techo. Me pregunto si en Sweden lloverá igual

jueves, 3 de enero de 2008

Post largo largo

Gracias a Daniel Salinas caen en mis manos dos libros. Uno de ellos, El Gran Vidrio, de Mario Bellatin, me deja con un sabor a broma bien hecha. El otro, Varamo de César Aira, la mejor dosis de letras que me han administrado en mucho tiempo. Confirmo agradecimientos por el gesto de DSB que este día me pareció más desolado que nunca.

*****
Inicia el año y para mi tiene un gusto a nada, no sé si habré enfermado pero la transición anual no provocó en mi la menor emoción, insisto, no sé si habré enfermado, quizá es mi hebefrenia crónica (bueno eso me diagnosticó mi padre al oponerse a que el nihilismo fuera reconocido como una condición clínicamente preocupante), aunque ahora que lo pienso puede ser una hipocondría incipiente. Mi dieta baja en carbohidratos terminó por cobrarle réditos a mi volición. Ayer, después de leer a Bellatin creí que estaba embarazada, no es por nada pero aún siento su prótesis recorriendo mi espalda, definitivamente he enfermado.

*****
Regresa Dany Rojo de su viaje astral por tierras sureñas, agradezco el tiempo que consumió en busca de Putas asesinas, no hubo libro pero sí un abrazo afectuoso. Bienvenido a casa Rutilante.

*****
Este año espero ver en concierto a Tonino Carotone. Total, ya se me cumplieron dos que tenía muchas ganas Fermin Muguruza y Serrat & Sabina. En el del vasco influyeron muchos factores para que aumentara mi expectativa , esperar durante años que concretaran la vuelta a América y la incertidumbre ocasionada por el mal manejo de los representantes del grupo. Como sea, esa noche aunque sin mucho público, el Multikulti vibró. Excelente es el calificativo que mejor se acomoda al evento. Velada de encuentros y desencuentros, mientras sonaba Yalah Yalah Ramallah, yerba circulaba y JC brincaba echando madres. Mi respiración entrecortada hizo darme cuenta que el tiempo no pasa sin hacer escarnio.
En el Serrat & Sabina, como bien pintaba el márketing, maté Dos pájaros de un tiro. Todo iba bien hasta que enfermé con fiebre y alguien palpó mi trasero en las escalinatas del Auditorio Nacional.

*****
Dos noticias asaltaron mi cotidianidad, mi quintero es presumiblemente un mafioso (Goethe Transpeninsular, 2008) y, los zapatos de tacón y yo no podemos vivir en armonía.

*****
A punto estuve de recibir el año en el parking de mi casa, una serie de mensajes sin remitente conocido casi me convencen de salir con pijamas rojas a la hora helada de manos y pájaros. “Dos minutos en el parking y más allá”, esa era el veredicto, “Dos minutos de siempre. Dos minutos que son todos”. Pensé tanto tiempo que cuando me di cuenta ya había pasado el tiempo.

*****
En el iTunes suena Knockin’ on Heaven’s Door. Hago malabares (sí como de circo) y borro lo más posible el rastro Dylanesco que JC ha dejado en mi compu, los resultados fueron nulos. Oiga JC, la mitad de mi repertorio ha sido patrocinado por usted.

*****
Si alguno de ustedes sabe como carajos conseguir el Black Ghost Apple Factory de Jeremy Tinder, sin pagar impuestos me avisa. Sí, ya me chuté todas las críticas al respecto, pero este tebeo minimalista se ha convertido en un articulo de primera necesidad.