jueves, 17 de diciembre de 2009

Hoy por primera vez en mi vida me desmayé. Fue divertido ver la cara de los demás cuando recobré el conocimiento

viernes, 20 de noviembre de 2009

Diarios del fin del mundo

2012. Para unos, será un año catastrófico y cabalístico. Para los integrantes de Recolectivo es sólo un pretexto para lanzar su primer proyecto editorial: Diarios del fin del mundo.



Sus autores trabajaron en veinte cuentos cortos bajo la misma premisa: narrar el fin del mundo desde diferentes perspectivas y estilos.

El resultado salió a la luz en noviembre de 2009, te invitamos a conocerlo.

Feliz cumpleaños a... mi

Hace una semana cumplí años, sobra decir que además de éste, el de los 15 años ha sido el más desangelado de toda mi vida . Pensé que con la edad cada vez me importaría menos conservar algunos atavismos propios de los cumpleaños, pero no fue así.

Recuerdo que durante mi infancia pocas fueron las fiestas que realizaron en honor a mi natalicio. Tres para ser exactas, fui patito, Strawberry Shortcake y She-Ra. Para el cuarto cumpleaños ya había nacido mi hermano y se acabaron los derroches en insulsas fiestas, a partir de ahí, el ritual de mi cumpleaños cambió y me apropié de las formas.

Por la mañana podía levantarme 10 minutos más tarde; esperar una amnistía respecto a mis deberes escolares y hogareños; en clase nunca debían enterarse; llegaba a casa y esperaba la llegada de un pastel sencillito y las llamadas de todos mis familiares excusándose por no poder felicitarme personalmente; en la noche ( me acostaba después de hacer una lista de lo que haría dentro de 7 años, ni más ni menos, para mi, ese era el momento más feliz del año.

Con el tiempo las cosas no cambiaron mucho, prefería el dinero a los regalos sobadísimos y de mal gusto.

Sin embargo, fue cuando mi hermana comenzó a trabajar y obtener recursos cuando me enganché completamente a la delicia de las fiestas sorpresas, a las celebraciones exageradas y pomposas, a la suave posibilidad de ser la protagonista del carnaval.

Quizá son mis hormonas pero hace dos años que no festejo mi cumpleaños y ahora me siento rídicula por pensar de esta forma pero no puedo evitarlo, ME QUEDÉ CON GANAS DE UN PUTO PASTELOTE CON VELITAS Y UNA TIARA CON DIAMANTITOS.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Mantuvo a su marido, retuvo

En el lugar donde ahora trabajo hay una tipa que se acaba de poner implantes mamarios.
Lo grotesco no es que camine como si hubiera dado a luz a un elefante, sino la forma, según ella me lo platicó, la forma en cómo reunió el dinero para hacerse la cirugía.
El motivo hasta me parece tenuemente tierno, según ella, con esas tetas amplificadas al fin su marido podría prestarle más atención a ella que a su secretaria.
lastimosamente el marido, era desempleado y en efecto, salía no con su secretaria, sino con la de su ex jefe.
Total, la pobre mujercita, la compañera de trabajo, no la secretaria, vendió galletas y chocolates en la escuela de su hija, dejó de ir al cine, a tomar café y hasta de comprar su dotación de calcio. Además de alimentar, dar techo y vestido al marido infiel desempleado
Pa no hacer el cuento largo, çon su sueldo de burócrata de empleada municipal, la mujer terminó de abonar el último pago, descalcificada, con unas tetas horribles y deformes, pero al fin, retuvo a su marido, perdón, mantuvo.

lunes, 5 de octubre de 2009

Deshuesando la FRONTERA

Es triste saber que uno de los lugares más entrañables de mi vida se haya convertido en un deplorable templo de los absurdos.

Ahí pasé más de ocho horas diarias los últimos tres años de mi vida. Ahí desayunaba, comía, cenaba y hasta dormía. Aprendí tanto como pude. Debo admitir que quise a mis compañeros de trabajo, mi afecto fue sincero y en ese tiempo me hice de muy buenos amigos.

Sin embargo, la cosa comenzó a joderse justo cuando los intereses económicos de los dueños eran opuestos a los intereses editoriales del resto de la redacción.

Algunos dicen que este periódico nació jodido y ya había dado lo que tenía que dar, aún así muchos resistimos a los embates de una nula gratificación y reconocimiento, nel, la verdad es que los que quedamos después de que se hicieran dos recortes de personal, éramos los más baratos.

Renuncié a final de cuentas, me fui a a donde me pagaban más y así reunir dinero para el viaje a Europa. del resto solamente sé que les fue mejor, si no económicamente, al menos no tendrían que trabajar en un lugar donde ya daba pena cruzar la larga plancha del segundo piso, semivacía y polvosa, mientras que entre 5, como rantoncitos de feria, terminan de mal hacer lo que requiere 20 personas.

Meses después he regresado y ya no sé si fue mejor haberme ido cuando a esto le quedaba un poquito de respeto por sí mismo o venir aquí a patear piedras en los ruinosos cimientos de la Vía Rápida.

viernes, 24 de julio de 2009

Recuerdos estáticos

Desde hace tiempo me es imposible dejar de evocar a una persona sin relacionarla con una posición anatómica específica. Mi abuela, por ejemplo, en mis recuerdos aparece parada con el brazo estirado, señalando algún cable o uno de sus medidores de luz al cual se le colgaron. A mi madre en cambio, a pesar de no haber cocinado nunca en si vida, se arrellana en mi mente sosteniendo en la mano derecha una cuchara y en la izquierda un sartén.

En ocasiones, cuando estoy acostada y pienso en la gente que he conocido una sensación de mareo me incomoda, sobre todo cuando los puntos cardinales no coinciden con su imagen, eso ocurre mucho cuando pienso en Murrieta, necesito levantarme, alzar la cabeza y recordarlo en contrapicada justo antes de que se lanzara desde ese edificio. Sin duda hubiera sido un buen clavadista.

Desconozco si esta fijación es mía o colectiva, si obedece a una incapacidad cinética, es como las viejas caricaturas japonesas, donde el audio y el movimiento nunca coinciden, pero lo que sí sé es que no es permanente, a veces algún golpe en la cabeza reacomoda mis recuerdos y con ello la imagen de los prisioneros de mi memoria. Lo que no entiendo es por qué a pesar de la golpiza que me diste, esa que me dejó sangrando e inconsciente, a pesar de cerrar los ojos, de darme vuelta, de pararme de manos a ti te sigo recordando sobre mí.

jueves, 16 de julio de 2009

¡Maldición! hasta para las adicciones carezco de disciplina.

domingo, 21 de junio de 2009

De por qué dice el JC que me gusta la Sophie Hunger

Sophie Hunger, el secreto mejor guardado de Suiza, como es catalogada en algunas (poquísimas) páginas de reseñas se ha convertido en una de mis imprescindibles en el iTunes, desde hace algunos meses puedo catalogarlo como una de las mejores recomendaciones que me han hecho.

Quiero imaginar que me gusta por esa bien lograda simpleza en sus canciones, de esa que sabes que no es casualidad y a pesar de ello no puedes acusarla de pretenciosa. Me gusta, me gusta, sin reflectores, sin maquillaje, sin ropa escotada, sin biografías escandalosas ni padres drogadictos interfiriendo en la sensación que me provoca escuchar Monday's Ghost una y otra vez. Siento lo mismo que cuando me pongo calcetines felpudos, cuando me acuesto con el cabello mojado; lo mismo al bañarme con jabón de chocolate; sentarme en el sofá de la casa (ese que siempre está a reventar de cosas) mientras me tomo una cerveza que sabe a feria de pueblo; abrazar a Manuel mientras lava los trastes; me resulta tan tremendamente cómodo y hogareño que apenas me atrevo a escucharla fuera de casa. De Sketches on Sea su primer CD, solo tengo tres canciones, imposible conseguir (ni en el rapidshare) lo demás, pero si alguien sabe cómo o lo logra quedaré infinitamente agradecida.

Me encanta lo que hizo con Ne me quitte pas de Jacques Brel.


miércoles, 17 de junio de 2009

El mejor regalo para papá

Para que el "Rey de la casa" sienta re BONITO este Día del Padre.

viernes, 12 de junio de 2009

Lo bueno de perder medio día

Por enésima vez acudo al IMSS, una dermatitis crónica que no entra dentro de mi seguro de gastos mayores me obliga a levantarme temprano, hacer fila, esperar pacientemente un mes para que me den cita, otro más para entregar una muestra de orina y hoy dos horas y media de pie para otorgarles mi sangre.

Evito hablar con los extraños de la fila, no me interesan sus historias, lo siento no estoy en horas de trabajo. Percibo entonces que mi bajísimo nivel de glucosa (necesario venir en ayunas decía la solicitud de laboratorio) me dotan de la más cínica misantropía. Detesto a la recepcionistas menopáusicas enfundadas en sus trajes pistacho; a los ancianos de ojos vidriosos que aun esperan el reparto agrario; a los que están en el módulo del Afore hablando de tasas anuales favorables cuando a leguas se percibe que todo en su vida ha sido déficit; detesto a todos pero ganas me faltan para arremeter contra ellos, enfilo la vista a un libro de Bolaño, intento leer pero una profunda nausea repta por mi conciencia, cierro el título, no puedo permitirme leer a Bolaño con asco.

Mujeres embarazadísimas como mis deudas se amontonan en una línea paralela a la mía, un niño bastante peludo como para ser humano, da vueltas alrededor de su inflada progenitora, el cabroncito hirsuto mueve los brazos tan arrítmicamente que me llena de espanto, -tiene epilepsia- advierto a su madre, hace como que no me escucha-oiga, tiene epilepsia- le grito mientras le señalo al amasijo de pelos que ahora oprime contra su cuerpo. Por fortuna la fila avanza, escucho mi nombre, me ponen el elástico, pinchan mi vena, brota entonces mi sangre, más que roja negra, no es la primera vez que la veo en cambio, es la primera ocasión que sangro a voluntad.

Salgo al fin triunfante de la clínica, más resuelta y animada, soy enemiga de la comida callejera, aunque la visión nublada y un cosquilleo en las puntas de mis dedos me hacen cambiar de opinión aunque sea por una vez, llego a uno de los ambulantes, el puesto más humeante y apetitoso. Déme lo que sea, ¡pronto! me acercan un plato, devoro y me sumo en esa plácida letanía que procede al que sabe que ha perdido la mitad del día.

lunes, 8 de junio de 2009

Ahí viene la Ch (sin h muda)

Ahora sí para que no me regañe el Yorch y no vaya a salir que hasta otros que ni son "compas" ya lo linkearon.

Ante la falta de medios impresos de calidad, tres ex fronteros se dieron a la tarea de sacar un diario electrónico fresco, dinámico y con una buena dosis de libertad editorial. llega La Ch. Bueno, llegó porque ya tiene algún tiempo desde que me la presentaron.
La sección de noticias es buena y el diseño es bastante limpio aunque es un poco difícil hallar noticias anteriores. Por otra parte, las secciones entrevista y cultura se enriquecen con buenos colaboradores, algunos muy jóvenes o aún estudiantes de la UABC, échenle muchachos antes de que este pinche medio los amolde a notitas baratas, rebuscadas y sin el toque humano.
Algo en lo que varios amigos hemos coincidido es que aún está por definirse si será un portal de periodistas serios pero frescos o de plano uno serio pero con el plus culturosón y ameno.
Ahora sí ánimo y larga vida que al rato voy a andar rogando
Ay sí por fa, por fa, que me pongan en su lista de vlojs recomendados


**************
Hermosillo vivió una de las peores tragedias que se hayan registrado por los medios impresos. Sin embargo, consta y sobra decir que El Expreso el periódico antagónico de El Imparcial demostró su pericia y tacto en el manejo de la noticia e imágenes. Aunque es cierto, la publicidad que manejan permite llevar en páginas completas toda la información y no como ha opinado JC, abonando información. Aunque al final todos sabemos la triste realidad de los medios impresos, no importa la calidad del mismo sino la cantidad de publicidad inserta. En pocas palabras : QUE PUTIZA LE PUSIERON A LOS DEMÁS. Si no me creen comparen la calidad de su diseño y contenido con el resto de los medios. Sinceramente mis respetos.

viernes, 29 de mayo de 2009

Esa tarde me di cuenta que tenía una caries profunda, apenas disimulada con el parco esmalte de mi pieza dental. Mastiqué y una punzada intensa me privó de la posibilidad de seguir comiendo. La putrefacción de un cuerpo muerto siempre es grotesca, pero la degradación de un cuerpo en vida es dolorosa. No supe cuando comencé a descuidarme, a conformarme con la imagen de mí antes de llenarme de toda esta mierda, una imagen que ahora es patética: soy una mierda con una muela picada. Desconozco si hay más órganos pudriéndose dentro. Lo cierto es que entre más me lleno de lo indeseable más profundo es este vacío.
La mayoría de las cosas de la vida se me dieron ya muy tarde, mi primer beso, mi primer amor, mi primer billete, mi primera cagada, justo como a Julio, sólo que a él la calvicie y la muerte le llegaron de forma acelerada.
Recuerdo a Isabel, la primera mujer de la que me enamoré, polaca y políglota con unos muslos envidiables, era magnífica y la aborrecí por hacerme ver que cosas tan improbables como su existencia serían escasas en mi vida.
Después te conocí, arrojando piedras a las ventanas de las brujas, gritando que eras el peor de los tipos que conoceré …

miércoles, 22 de abril de 2009

No llorí má

Durante el rato que llevo escribiendo como Borregata nunca nadie, nadie, se había quejado del cuadro de música que apliqué en la derecha de este abandonado blog. Si acaso Joa me llegó a comentar que le había jodido el fetiche ya que acostumbraba meterse al blog de Cuatroletras, Angie, Fernanda, Bea et all mientras se masturbaba. El caso es que me dijo (con ese tono tan ambiguo que tiene para todo) que las campanitas de Estonia Club le desconcentraban así que optó por arrancarle las bocinas a su PC, taparse los oídos con cera caliente y otros descabellados menesteres. Con quitar el sonido a su control de volumen o en su defecto desactivar la aplicación manualmente era suficiente. Pero bueno Joa es Joa.
Por otra parte, me reencabrona sobremanera enterarme por Manuel que un par de pendejitas que practican el bully virtual y el blumpy este sí real, hicieran comentarios impropios (y esto en ellas es una tautología) sobre mi musiquita tan linda. Así que decidí, sí alguien se va a quejar de mi música en el vloj tienen varias opciones:
a) Seguir los pasos de weón de Joa.
b) Dejar de leer, no llorí má
c) Irse a la concha de su madre y;
d) Hacérmelo saber para que lo quite de una puta vez

martes, 27 de enero de 2009

Cuando parecía que la guadaña estaba de paso, regresa para confirmarnos la breve duración de la calma. Y no, no me refiero al nuevo bombardeo en Gaza, por mí que se den en la madre, no tengo ganas de emitir algún sentimiento por nada que rebase mis 40 kilómetros cuadrados de espacio vital, así de reducido es mi mundillo, uno en el que me sentía a gusto, confortada y segura.
Para ser workaholic ver como se reduce a una quinta parte la planta laboral del lugar donde paso más de 10 horas al día me provoca vértigo, quizá impulsado por la velocidad con la que una pluma asesina decide quien se queda según los dígitos que preceden a tu nombre en una nómina.
Varias cabezas ya rodaron, las más caras, no sé si sentirme tranquila de cobrar tan poco como para considerarme una amenaza a los lujos y prestaciones a los que la Directiva no ha querido meter tijera. Ahora sí, me queda claro, el barquito de periódico se va a pique.