domingo, 6 de abril de 2008

Crónicas dylanianas y las putadas perredistas



Sí, ya sé que quieren que les pase los videos de Bob Dylan en Zacatecas durante el Festival Cultural el pasado 25 de marzo, se los mando por mail en breve, sinceramente no he tenido ganas de escribir, el viaje con exclusividad a la Plaza de Armas fue fatigoso, aunque no significa que no lo haya disfrutado.

Algunos (Tryno Maldonado), habían posteado sobre las perfidias ocultas de la política "pan y circo", sin embargo, no siento en lo absoluto remordimiento de haberme prestado al juego de un evento "gratuito" (costó 365 mil dólares al gobierno de Amalita, la contratación de Bobby) subvencionado por el Instituto Zacatecano de Cultura. Total, las becas entregadas al IIH, a final de cuentas van de lo mismo, eso sí, con menos pan y más histeria clown.

De acuerdo a información no oficial, es decir "a ojo de buen cubero", 40 mil personas (turistas inetelectuales, cervantinescos, cheleros y chairos), abarrotaron durante casi dos semanas el centro de Zacatecas; los platos fuertes del programa sin duda, eran Doors (simón, sin James Douglas of course), y Bob Dylan en Plaza de Armas. La lista incluía una amplia variedad de eventos en recintos alternativos, desde las típicas callejonadas hasta recitales contraculturales, eran tantos que fue imposible asistir a todos.
La ocupación hotelera estaba casi al tope. Todo funcionaba bajo la lógica si no reservas ya te chingaste, pese a ello, la mayoría de los comerciantes refunfuñaban algo así como: "Uta, mucha gente pero no compran nada", "Uyy, Amalia le mete dinero a la cultura pero pa'l pueblo inculto ¿qué?".
Cierto, existieron algunos "inconvenientes" que de abundantes saturaban el conciente colectivo. De entrada Doors canceló por no sé que mamada, Cesaria Évora tuvo una embolia y tampoco se presentó, en su lugar llevaron a Diego "el Cigala".
Me quedé con unas ganas inmensas de ver a Le Orme. Hace un año en esta fecha viajaba rumbo a Chicali para ver a Balleto, aunque el espectáculo no fue del todo excelente, me propuse seguirle la pista a lo que para mi fueron canciones de cuna (I leoni, latte e miele, Il Balletto di bronzo, Banco del mutuo Soccorso, etc), así que la cita con Le Orme en Zacatecas venía genial, sin embargo otra vez una putada de la desorganización del festival y no se pudieron presentar ante la incompatibilidad del software del teclado que proporcionó Amalita y el que traían ellos. Otra raya más al tigre.
Por supuesto que muchos comenzaron a elaborar teorías de conspiración y a acusar estrategias artificiosas de la maquinaria perredista (sic). En pocas palabras estba frita si Dylan cancelaba. Dylan era mi salvación y vaya que lo fue ya que por apoteósicas dos horas y media me hizo olvidar casi todo, los tumultos de "emos" advenedizos que no tenían ni puta idea quién tocaba; las horas bajo el sol y luego chutándome la doctrina revolucionaria de un profeta llamado Juan que venía empeyotado hasta las manitas y despotricaba en contra de los "pequeño burgueses" que ya se asomaban en los balcones de Palacio de Gobierno y el Hotel Emporio; hasta la manoseada de 6 policías municipales que custodiaban la entrada a Plaza de Armas y terminaron confiscandome las pilas alcalinas que tenía de reserva, por fortuna uno de esos pequeño burgueses y funcionario del aparato cultural zacatecano fue muy amable y me las devolvió con un singular "vuelva pronto"; al carajo todo cuando escuché Just like a woman. Casi todo excepto tu salida abrupta a mitad del concierto y la ausencia acuciosa que enmarcan los días consecuentes.

3 comentarios:

extranjero dijo...

Las claves funestas están cada vez más cerca, me cierran en círculos concéntricos.No puedo evitarlo y sigo envejeciendo, de eso me di cuenta ayer que hablamos. Ya te extrañaba Tania, justo suena It ain't me babe.
Qué tal la Bufa?

borregata dijo...

Let the bells ring. Houellebecq me tiene de los ovarios.

Hernán dijo...

¿LAmalita?

:)

Un derrotero bachado, con descansado placer al final

parece que en este caso se trató del destino y no del camino :)