martes, 27 de mayo de 2008

A comer mierda




Sin medidas espectaculares, pero eso sí harto populacheras, se intenta dar solución a un problema que sobrepasa la coyuntura mundial como lo quiere ver el gabinete de "Felipillo" (pinches chinos tienen la culpa de todo, tragan un chingo). Rezago agrícola sin esperanzas de que a mediano (corto sería pedir demasiado) plazo sea abatido o se introduzcan nuevas tecnologías que promuevan el desarrollo sustentable de las pobres milpas mexicanas (y no solo de maíz vive el mexicano). "Liberación de impuestos para importar productos alimenticios en caso de ser necesario", o sea que prevén en definitiva el desabasto y además no hay reservas. Esto parece la fábula de la hormiga y la cigarra. Medidas que parecen "patadas de ahogado" es lo que queda, fertilizante barato y una bicoca para comprar tractores. No querían medidas populistas, pues ahí las tienen. Pero está bien, anuncia FCH que redoblarán las medidas de austeridad, tiene razón, en el desayuno de los congresistas subvensionado por el erario, hoy faltó el azúcar en terrón y de dieta. Aplausos, eso es frugalidad chingao.


Ahí les va el mensaje integro:


Mensaje del Presidente de la República, licenciado Felipe Calderón Hinojosa.
Mexicanas y mexicanos, muy buenas noches.
El día de ayer mi Gobierno puso en marcha una serie de acciones para proteger la economía de las familias mexicanas, en especial las más pobres, frente al alza internacional en el precio de los alimentos.
Como nunca antes, lo que pasa en el mundo tiene repercusiones en México. En los últimos meses, en el mundo entero se ha registrado una fuerte alza en el precio de muchos productos, desde los alimentos, hasta el petróleo.
Esto se ha atribuido a varias causas, entre ellas, el fuerte crecimiento de economías asiáticas, fundamentalmente China e India y cuya población representa la tercera parte de la humanidad.
Estos países han aumentado el ingreso y por tanto el consumo de alimentos de su población y ello ha contribuido a elevar el precio de los alimentos a nivel mundial.
Otra razón de este fenómeno es el crecimiento récord en el precio del petróleo a nivel internacional, lo cual encarece los costos de producción de alimentos; y, finalmente, el aumento en el uso de maíz y otros productos agrícolas para producir combustibles como el etanol, que son complemento de la gasolina.
Cualquiera que sea la causa de este fenómeno mundial, lo cierto es que afecta especialmente a países en desarrollo, como México, y a las familias más pobres.
La mayor prioridad y el objetivo central de mi Gobierno es que las mexicanas y los mexicanos puedan vivir mejor. Y para evitar que esta situación afecte a quienes menos tienen, mi Gobierno pondrá en marcha una serie de acciones en apoyo a la economía de las familias.
Primero. En materia comercial, y para asegurar el abasto de alimentos, vamos a eliminar todos los impuestos a la importación de trigo, arroz, maíz blanco o maíz amarillo; vamos a reducir a la mitad los impuestos de importación de la leche en polvo y a autorizar una cuota de importación de frijol libre de arancel, a fin de que estos impuestos no repercutan en el precio de los alimentos e incluso para que al bajar el impuesto, pueda también bajarse el precio de alguno de estos productos.
Esta medida también nos va a ayudar para que, si llegaran a hacer falta alimentos en México, se puedan traer de cualquier parte del mundo, al precio más barato posible.
Además, para apoyar a los productores de ganado, de leche, de pollo o de huevo, estamos eliminando los aranceles a la importación de sorgo y de pasta de soya, que son productos muy importantes para alimentar el ganado y las aves de corral.
Segundo. Con el fin de garantizar que nuestros campesinos puedan seguir produciendo los alimentos que demandan los hogares mexicanos, también hemos eliminado cualquier impuesto a la importación de fertilizante o de químicos para la fabricación de fertilizantes; y vamos a ofrecer crédito a todos los pequeños productores, a fin de que puedan adquirir esos fertilizantes y pagarlos, en todo caso, hasta el final de la cosecha.
Los campesinos de zonas marginadas también podrán comprar fertilizante a precios muy accesibles, a través de la red de DICONSA.
Tercero. Para capitalizar y modernizar el sector rural y así producir más alimentos en México, daremos un impulso sin precedente a la tecnificación del riego en el campo mexicano; por ejemplo, vamos a construir bordos, vamos a cambiar las bombas por bombas más modernas, vamos a recubrir canales para evitar que haya filtraciones de agua y perdamos este vital líquido. Vamos a invertir en sistemas de riego por goteo y de riego por aspersión en más de 200 mil hectáreas en este año.
Además, se cuenta con una bolsa de más de 20 mil millones de pesos para financiar la compra de tractores, maquinaria y equipo agrícola.
Cuarto. Para ayudar a las familias más pobres ante el alza internacional de precios, garantizaremos el abasto de productos básicos a precios justos. En especial el kilo de harina de maíz fortificada Mi Masa va a seguir costando cinco pesos en las tiendas de DICONSA, y el litro de leche LICONSA se mantendrá en cuatro pesos.
Quinto. Para mantener la estabilidad del precio de la tortilla incrementaremos los programas de apoyo a la cadena maíz-tortilla y fortaleceremos el programa de modernización de tortillerías, que se llama Mi Tortilla. Seguimos contando con el apoyo de muchas tortillerías y de todas las grandes tiendas de autoservicio, a fin de vender tortilla y bolillo a precios más accesibles en esas tiendas.
Sexto. Con el fin de proteger el ingreso y la calidad de vida de las familias más pobres de México, mi Gobierno ha decidido lanzar el apoyo alimentario Vivir Mejor. Este es un complemento en dinero para fortalecer los ingresos de casi cinco millones 300 mil hogares inscritos a diversos programas del Gobierno Federal, lo cual significa que estaremos apoyando a casi 26 millones de mexicanos.
De esta manera, los beneficiarios de Oportunidades recibirán ahora 365 pesos en lugar de los 195 que ya venían recibiendo anteriormente al mes, a fin de complementar su gasto en alimentos. Así, el promedio de los recursos de dinero en efectivo que va a recibir cada familia inscrita en el Programa Oportunidades va a pasar de 535 a 655 pesos mensuales. Esto representa una inversión de cuatro mil 500 millones de pesos tan sólo este año y va a beneficiar, como he dicho, a casi 26 millones de mexicanos.
El apoyo alimentario Vivir Mejor es un esfuerzo para ayudar a las familias, a fin de que puedan seguir comprando su despensa y que no tengan que sacrificar otros gastos tan importantes, como la educación, o la salud.
Finalmente y con el objetivo de no afectar el ingreso de los mexicanos, el Gobierno seguirá apoyando el precio de la gasolina, del diesel y del gas LP, a pesar de que han aumentado muchísimo su precio a nivel mundial. Y para mantener los precios de la gasolina, el diesel y el gas, vamos a gastar casi 200 mil millones de pesos, tan sólo este año, y que constituyen la mayor parte de los ingresos derivados del aumento del precio internacional del petróleo.
Esto requerirá un gran esfuerzo presupuestal también, y mi Gobierno será el primero en poner el ejemplo. Vamos a redoblar las medidas de austeridad en la Administración Pública Federal con el fin de seguir ayudando a los mexicanos que más lo necesitan.
Todas estas acciones son posibles gracias a que México cuenta con una economía fuerte y estable, que es producto de un manejo responsable de las finanzas públicas y de las reformas aprobadas en el último año, que nos permiten hacerle frente a este tipo de contingencias.
A fin de proteger los intereses de los consumidores, el Gobierno Federal dará seguimiento puntual a los compromisos establecidos y vigilará de manera sistemática la evolución de precios en toda la industria de la alimentación.
Advierto que no toleraremos ni especuladores ni acaparadores.
Todos tenemos algo que aportar en estos momentos en los que la unidad y la solidaridad entre los mexicanos son necesarias para velar por el bienestar de las familias con mayores carencias.
Tengan la seguridad de que mi Gobierno seguirá actuando con determinación y firmeza para ofrecer soluciones responsables, soluciones sensibles a problemas reales y para que todas las familias mexicanas, sin excepción, puedan Vivir Mejor.
Sé que juntos vamos a lograr superar esta adversidad, como hemos superado muchas otras.
Muchísimas gracias por su atención.

5 comentarios:

Palomilla Apocatastásica dijo...

ja ja ja frugalidad, perfecto que les bajen las calorías a su dieta, este mundo es bien pinche, unos mueren de hambre por no tener que comer y otros por que no comen para no engordar.

Grisdel&Amyrah dijo...

Para qué chingados quiere los gringos el arroz? Ahh simón, para hacer esa leche funny!!

Tienes razón los chinos comen un chingo.. y son tan flacos.. en fin.. eran chinos, tailandeses, coreanos, de Ecuador o Australia.. algo así...

B' LoraK dijo...

Coincido con Fab, que pinche contrariedad.

Ya no te enojes con Jelipe, porque te niegan el pinche crédito para el fertilizante, tu sembradío de mota se esta plagando de catarinas con botas.

Saludos Jermana

Angie dijo...

jajajaja
Como me encanta leer los comentarios aunq muchas de las veces no entiendo los post (ojo: este si lo entendi; creo)
jajajaja
Besos a todas

Angie dijo...

Oye, ya me llego la crisis
como consigo una lana
besos