domingo, 22 de junio de 2008

De nuevo el éxodo

Estoy harta de ser okupa, de oler a jabón barato y comer productos no perecederos directamente del recipiente. Estoy cansada de la ayuda condicionada. Cargo mis pertenencias en una sola caja, las marcas de humedad son la más elocuente bitácora de mis últimos años.
Harta también de los tragos amargos que me han hecho toser sangre. Tuberculosis, la enfermedad de los pobres, de los poetas malditos, de las mujeres fieles a un solo amor imposible. La muerte más digna entre los románticos decimonónicos. Pero no, no es TB, el amor ha muerto y con él la metáfora de la enfermedad novelada.
Aliviada recibo los resultados de los exámenes médicos. Nada de que alarmarse, el temor de morir pálida y elocuente se disipa, mis ahorros también. ¡Eureka! Soy hipocondríaca, me prescriben reposo absoluto. “Si no viviera bajo un puente todo sería más fácil”, aunque en realidad no es un puente pero ese departamento me asfixia, no puedo seguir ahí ni un segundo más.
En ocasiones, acostada en la cama puedo percibir movimientos tenues, vibraciones de la habitación, crujidos extraños en aumento, contengo la respiración y me van llegando ahora las imágenes. Me aterra pensar que los cimientos del edificio son endebles, “un crujido más y salgo con mi caja corriendo”, propongo, pero nada, estoy paralizada pensando como serán los últimos segundos de mi vida antes de morir aplastada por los seis departamentos superiores. Aquí se interrumpen las imágenes, sin darme cuenta he quedado atrapada bajo las sábanas, por poco muero asfixiada, me levanto de un salto, voy a la cocina abro una lata de champiñones y me dirijo a la ventana. Recorro con la vista las ventanas del edificio de enfrente, seis de ellas están iluminadas, por cada una me entierro un uña en el antebrazo. Una de ellas parece en llamas, justo antes de gritar ¡fuego! un fulgor azul la inunda, tan solo es el reflejo de la televisión, hace cuatro años que no tengo una. ¿Qué diablos verá ese tipo calvo? Caigo en cuenta, percibo mi desnudez. Le sonrío e improviso una danza derviche en el centro de la sala. Únanse al baile, de los que sobran/ Nadie los va ha echar jamás /nadie los quiso ayudar de verdad. La sangre me hincha la cara, es una sensación exquisita, e, equis, cu, u, i, ese, i, te, a. Oías los consejos/los ojos en el profesor/ había tanto sol /sobre las cabezas /Y no fue tan verdad /porque esos juegos al final /terminaron para otros /con los reales y futuros /y dejaron a mis amigos /pateando piedras.
Me siento fatigada, ya no hay champiñones, el calvo también se ha ido. En las últimas semanas he perdido casi todo, la conciencia, el sueño, el apetito y a mi mejor amigo.
Rechazaré la oferta. Chile no se vende.

10 comentarios:

el calvo que te ve desnuda todas las noches dijo...

Muy buena forma de presentar gramaticalmetne la cancion. Esturcturas bien el pérrafo, yo de ti, no ponia un post en los proximos dos meses.

no te distraigas!!!

LA TELEVISON CONTAMINA, MENOS MAL QUE NO TIENES.

PD.

ESTAS BUENISIMA DESDE MI VENTANA. Por eso me considero un voyeurista con suerte.

Grisdel&Amyrah dijo...

Sabía que no lo harías..

Hernán dijo...

Dos condiciones son necesarias para ser hipocondríaco:

1) Prestar sobre atención a uno mismo
2) Querer ser cuidado por otro

En ambos casos hay mucho ombliguismo involucrado

¿Por qué el ombligo?
porque cierra el círculo espalda, nuca, cabeza, panza. Se cierra y uno toma forma de rueda pero no avanza.

A mirar a los otros y genera otros círculos, de esos que sí avanzan

Yoh/ismo dijo...

Realmente te envíe un mensaje, el cual no sé si te llegó mi celular prehistorico es un caos...en fin..

Vivo en las afueras de la Ciudad, santa fe jaja, poeta al fin me sirve para justificarme que no me gusta el bullicio, pero, no cambiaría nada de eso, por que la vista al mar que tengo, caminar unos cuantos metros y llegar a un final "privadezco" y encontrarme con eso que un día verán tus ojos, es genial. De las tres recamaras que tengo y dos baños, te rento uno antes que se derrumbe tu puente jajaja..

B' LoraK dijo...

Devora hongos ¡qué caos…!

borregata dijo...

Calvo: te desapareciste, creo que te fuiste a perseguir palomillas.

G: Nuevo contrato

Hache:Tienes razón, por años no me he dejado cuidar, quiero sentirme protegida ¿Tendría algo de malo desear eso? ¿Eso me hace obsoletamente vulnerable?

Yo también quiero cambios que sí cambien.

Yoh: Sip, lo vi, suena tentador. Te escribo a tu correo.

Lorak: tengo la esperanza de envenenarme con una lata infectada.

Hernán dijo...

No señorita
No hablo de malo o bueno. Hablo de decir algo que incomode para que usted encuentre su postura. No soy de elegir ser condescendiente. Siento que es una falta de compromiso.

Pero puedo ser condescendiente también

jajja
:)

Grisdel&Amyrah dijo...

P:
Antes de que te mudes, tengo que confesarte que hize una e-travesurillas de esas que me encantan; por vengar -ya sabes- los buenos viejos tiempos..

Seguro te reirás, si es que no lo notaste ya..

Háblame si quieres que te la cuente, porque volví a dejar el cell en el trabajo y no vuelvo por él hasta el miércoles.

judio errante dijo...

P:

xq, no posteas?

Cuatroletras dijo...

Voy a escribir!!!!

Gracias,

Y yo que decia que estaba bloqueada.

Faltaba una borregata que moviera mis entrañas y las sacara para ver su color y después meterlas en una ziploc.

Abrazos.