jueves, 11 de septiembre de 2008

Hay algo en las representaciones masivas del instinto gregario que no me terminan por convencer. El pertenecer, pegarse a toda costa a ese gran moco inerme que es la sociedad recompensa sólo a aquél que puede empatizar con la dolencia televisada y sponsor integrado. A más de una semana de la marcha por la seguridad convocada por medios de comunicación y organismos de la sociedad civil, han surgido los nuevos adalides de la participación ciudadana, claman desde su abarrotada avenida, vestidos de blanco y con velita de tres pesos de por medio que “si no cumplen (los funcionarios, en materia de seguridad) que se vayan”. Muy bien, démosle un aplauso por tan pragmática propuesta a Morera y asociados, y bueno, después ¿qué?

El problema de la inseguridad es multifocal, los morritos de la Alemán poco están enterados de ello, es más fácil aspirar a ser “pollero”, pero de los chingones, que asegurarse una carrera universitaria (que siendo honestos no sirve de mucho).

Una compañera de la redacción (omitiré nombre) me dijo con llanto y todo que le hubiera gustado estar en el mitote en la Plaza de la Constitución, creo que se quedó callada cuando le preguntaron si sabía que la firma del Acuerdo Nacional por la Seguridad y la Legalidad no proponía nada interesante y ratificaba programas por demás obsoletos, asimismo, creo que enjugó sus lágrimas cuando le dijeron que la remoción de agentes policíacos era por demás ineficiente si no se tenían programas de prevención del delito, pero sé de cierto que abandonó la sala cuando le preguntaron por qué la ciudadanía hacía sus mayores esfuerzos para evitar la mayoría de edad y en lugar de ello exigía cacería de brujas.

Si insisten en dar cuello a los polis y funcionarios como único remedio a la corrupción porque no lo sometemos a voto, podemos usar la misma mecánica para calificar a los “políticos más guapos” se podría evaluar la eficacia de cada uno. Al final de la semana el que obtenga menos votos se larga con una patada en el trasero. Yo ya tengo a mis favoritos.

3 comentarios:

Hernán dijo...

Gran Hermano político policial
GHPP

Por acá ganaría el más carismatico y corrupto, el "vivo", sin dudas.

Y luego la gente se quejaría porque los defraudaron en los premios por votar. Aquello de la corrupción no es tan simpático que nos resulta invisible.

Con velas no, con hogueras sí
:)

extranjero dijo...

Dale, que a más de uno le gustaría ver como les dan por culo a sus ediles. La violencia siempre tiene algo de mediático, es más fácil unirse a la consigna popular cuando sales a cuadro que participar en la creación de estratégias para la prevención y readaptación efectiva. Ya sea desde los organismos de la SC o desde un centro de investigación.

Cuatroletras dijo...

Las manifestaciones de este tipo me dan flojera, sólo se busca el impacto mediático, es todo, así como la declaración hecha por el Señor Martí que sólo buscaba un primer plano en el espacio informativo. Es paradójico que esas manifestaciones sean cuidadas por los mismos a los que acusan de corrupción, los policías.

Después de varios días descubren el hilo negro; que las llamadas “autoridades” son los que están involucrados en los delitos por el acceso a la información que tienen.

Si buscara algún tipo de presión social, creo que me inclino por un boicot.

Si queremos salir en el Zócalo pues busquemos a Tunick.

Saludos.