jueves, 20 de noviembre de 2008

Bigote Revolucionario

Hubiera sido genial tener esa foto, enfoqué el objetivo, disparé y las malditas baterías no me hicieron el paro, sin embargo, la imagen de un tipo vendiendo BIGOTES (sí bigotes hechos de vaya uno a saber qué pelambre) a 10 pesos o un dólar (que no chingue el dólar está a 13) en pleno bulevar Benítez, se me quedó clavada en la retina. Imaginé a cientos de automovilistas cuya hombría ha quedado emasculada por sus frustrantes trabajos de oficina pagando por ellos. Me inventé una nueva e inocente estrategia de los narcos para pasar desapercibidos en sus F-150 pero bigote a la Groucho Marx. Seguí soñando con cientos de compradores potenciales que quisieran emular los tiempos de la Revolución y ratificar las contradicciones de nuestro sistema político mexicano ¡Pásele, pásele! Bigotes a 10 pesos o guan dólar. Quise comprarme uno y encerar sus puntas, acicalándolas, sintiéndome poderosa y revolucionaria. Cambie de opinión y creí que no sería conveniente a mi nueva imagen, más femenina, por eso ya ni me atreví a concebirme de filibustera. Pero si hubiera podido tener esa foto realmente sería genial.

3 comentarios:

Palomilla Apocatastásica dijo...

ja, ver tipos por la calle con los bigotes estilo Fco. I madero, o quién quita también a los del Pastelero Bigotón y si de plano no se traen mas que 50 centavos, pues tal vez les alcance para unos surrealistas muy al estilo Dalí

borregata dijo...

tienes razón con un tostón te alcanza para unos de Dalí. Yo estoy feliz con bigote

Hernán dijo...

y mientras quieras bigotes te vas a seguir olvidando de las pilas

Ejercicio mental: Ponerle un bigote a la cámara y una pila como bigote al vendedor.
Así se recuerda.

Vi gote y quise bigote :)