domingo, 21 de junio de 2009

De por qué dice el JC que me gusta la Sophie Hunger

Sophie Hunger, el secreto mejor guardado de Suiza, como es catalogada en algunas (poquísimas) páginas de reseñas se ha convertido en una de mis imprescindibles en el iTunes, desde hace algunos meses puedo catalogarlo como una de las mejores recomendaciones que me han hecho.

Quiero imaginar que me gusta por esa bien lograda simpleza en sus canciones, de esa que sabes que no es casualidad y a pesar de ello no puedes acusarla de pretenciosa. Me gusta, me gusta, sin reflectores, sin maquillaje, sin ropa escotada, sin biografías escandalosas ni padres drogadictos interfiriendo en la sensación que me provoca escuchar Monday's Ghost una y otra vez. Siento lo mismo que cuando me pongo calcetines felpudos, cuando me acuesto con el cabello mojado; lo mismo al bañarme con jabón de chocolate; sentarme en el sofá de la casa (ese que siempre está a reventar de cosas) mientras me tomo una cerveza que sabe a feria de pueblo; abrazar a Manuel mientras lava los trastes; me resulta tan tremendamente cómodo y hogareño que apenas me atrevo a escucharla fuera de casa. De Sketches on Sea su primer CD, solo tengo tres canciones, imposible conseguir (ni en el rapidshare) lo demás, pero si alguien sabe cómo o lo logra quedaré infinitamente agradecida.

Me encanta lo que hizo con Ne me quitte pas de Jacques Brel.


3 comentarios:

Sr. Durán dijo...

Yo sólo creo que te gusta, porque la encuentras enfermizamente atractiva.
Algo así como lo que a mi me pasa con papadzules.

Hermes dijo...

mantengamosla en secreto (tengo miedo que algun chamaco o chamaca idiota la escuche y se esparza su musica tanto que me deje de gustar un poco :S)... be hapy, baee :)

Manuel dijo...

Es como si yo tocara la guitarra y tu cantaras... y nosotros fueramos - nosotros desdoblados - el publico, multiplicado infinitamente, pero en completo silencio, de recital.

Así me sucede con la música que te hago escuchar todas la mañanas. El video, por otra parte, me hizo recordar y pensar en todos esos lugares que nos hace falta recorrer juntos.

En fin. Te amo.