viernes, 20 de julio de 2007

La noticia


Un timbrazo nervioso la llamó a media noche.
-¿Bueno?...Sí…¿Qué?...¿Es una broma?- cuestionó desconcertada a la voz del otro lado de la línea telefónica.
Sin colgar, soltó el aparato mientras su mano izquierda buscaba a tientas el apoyo de la cama que se encontraba a su espalda.
Sentada, se descalzó los pies que un día caminaron junto a los de él.
Acercó la maleta que tenía lista y cercana a su derecha. Con cuidado prendió el cigarro que había fumado a medias. A él siempre le molestó el olor a tabaco. Cada trago de humo laceraba su garganta recién aliviada. Tosió un poco, sólo para desviar la sensación.
Apartó de su cuerpo el abrigo que ya pesaba en sus hombros y le oprimía los brazos.
Removió recuerdos, aretes y pulseras, dudó sobre el anillo, finalmente se lo dejó. No podía creer aún en las palabras recién escuchadas, ahora estas le revoloteaban en las sienes, tanto, que dolían.

El fino brazo acercó el café y le hizo beber. Hacía frío, pero ella no lo descubrió hasta que deslizó hasta el piso el vestido que tardó horas en escoger.
Con otro sorbo al café borró el magenta de sus labios y toda posibilidad de volver a sonreír.
Desdobló uno a uno los orgasmos que había empacado y se echó a dormir. Mientras tanto, del altavoz de su teléfono alguien le seguía llamando por su nombre

4 comentarios:

La necia dijo...

¿Borregata? ¡Borregata responde! ¡Toma el maldito teléfono!
-Ella pensó- ¡PUDRETE!
-Con el cobertor de gotas azules se envolvió el cuerpo y las nostalgias. Él ya no le hacía falta, tampoco sus explicaciones.

Ops, creo qué me adentre demasiado en el texto, disculpa.
¿Te llego el beso? Dicen qué en la Revu hay mucho que ver.

borregata dijo...

¡PÚDRETE! Ese deseo ha sido el más sincero que hubiese podido tener en años.
Necia, me entendiste a la perfección besos recíprocos hasta Hillo.

Anónimo dijo...

Desdobló uno a uno los orgasmos que había empacado...

MARAVILLOSOOOOOO!!

- Pudrete? Pudrete??? de veras eso quieres? -

Fue cuando escucharon el mensaje lapidario en su contestador:

Lo admito, sonreí al recordar la lúdica confesión de la noche anterior "te quiero ver", Así que alargué mis brazos para abrazar a quien estaba recostado del lado derecho de mi cama, entonces, y sólo entonces pensé en ti,
EN TIIIIIII...,
MALDITA SEA!!!

borregata dijo...

MALDITA SEA????
No me hagas esto