miércoles, 18 de julio de 2007

Vuelta a la esquina

Hoy, hice limpieza total. Sacudí cada uno de los ejemplares de mi vida compartida y los volví a colocar en el librero. Desmenucé la basura que acostumbro ocultar bajo la alfombra, ya estaba haciendo demasiados bultos, tantos que me tropezaba si no encendía la luz.

-Caipirinha, zarandéate tú también, elimina todas las células muertas de tu arácnida humanidad- ordené a mi tarántula quien es mi único y falso vínculo con el pasado.

Cambié el voltaje de los focos, ahora me deslumbran menos y, curiosamente, veo mejor.

Tiré ese catre poco amable donde más de una vez comprobé que el paraíso no existe (el infierno tampoco), sí, lo tiré y de paso incendié hasta el último centímetro de su presencia. Sinceramente, me hizo sentir mucho mejor, un “peso de encima” se evaporó en cada voluta de humo.
Ahora sí, puedo dormir tranquila. Ya le di vuelta a la esquina y lo mejor de todo, es que ya no hay cabellos tuyos dispersos por mi alcoba.

6 comentarios:

LORAK dijo...

Aquí de nuevo, a ver si no se molesta Joa.

B-G, nada más dime, ¿de qué son los caldos? soy medio sangrona con eso de la comida. Pero bueno, todo sea por entender eso de Borregata.
Sobre el texto, ¿qué te puedo decir? ni siquiera note la presencia de tu patuda amiga, me entrone de "ya basta", a ver si yo también puedo doblar la esquina.

El beso, esta por la Revu.

borregata dijo...

tu también podrás darle la vuelta a la esquina, así sea la de Antonio Caso y Vallarta.
Lo de los caldos descuida, que podremos sustituirlo por el café que nos debemos

daniel dijo...

A huevo.

Jeicy dijo...

¿Apenas?, ya era hora. Pero bueno, más vale.

Anónimo dijo...

Qué más puedo decir, se puede dar un 'carpetazo' y ya punto final... tienes que decirme como

Anónimo dijo...

Vine aquí, porque ayer tuve una charla muy interesante sobre la contraparte de este colchón quemado.
Lo curioso, es que la contraparte jamás se imaginó que haya sido yo quien engendró esta idea.

Vueltas que da la vida, mi querida Jackie.

8vio.