jueves, 23 de junio de 2011

Ahora sí, sin disclaimer

Mientras que entre mis correligionarios, gatos de avanzada y demás acompañados se agazapan en las infinitas réplicas del retuiteo ( sí así, castellanizado), me regreso pa’ mi blog, que no abandoné precisamente por el tuiter ni mucho menos por otras redes sociales que me han abonado más problemas que alegrías. Lo abandoné por permitir algunas situaciones tan desgastantes que hoy regreso con la intención que vuelva a ser tan terapeutico, como en lo fue para mi iniciarlo allá por año quien sabe cuándo.

Esta vez, todo disclaimer me tiene sin cuidado, ya no quiero dejar de escribir solamente por la peor censura que puede haber, el temor que alguien más lo lea. Así pues, despegamos.

3 comentarios:

ddominaventi dijo...

Pues me da gusto...aunque el post es algo viejito, yo lo que retomo es la vuelta a los espacios ajenos porque el mío tiene un exceso de atención (por parte mía, claro) y necesito mirar otros lares.

borregata dijo...

jaja me encanta eso de exceso de atención en tu blog
un abrazo hasta allá

Cuatroletras dijo...

Pos yo intentè el tuiteo y el facebok y ambos me dieron mucha hueva existencial. En tuiter por que para saber que estan viendo la tele o comiendo papas, pos la verdad me vale y en el face sòlo me enteraba de cosas que me ardian algo asi como "mi novia y yo comiendo moscas" y "el amor de mi vida" cuando se suponia que yo lo era (en ese sexenio) asì que para ahorrarme el coraje y mis mejores mentadas, mejor lo borre. Y que me acuerdo que tenìa blog y cuando llegue a èl ya no se me ocurrio escribir nada :( (sòlo que ponga estoy tragando camote)